sábado, 13 de noviembre de 2010

Despejar bosques para sembrar es mucho más dañino en los trópicos, indica estudio

Es inevitable que al despejar zonas boscosas para crear más áreas cultivables para la agricultura, se libere el altamente contaminante dióxido de carbono en laatmósfera .

El CO2 es uno de los gases con efecto invernadero que contribuye en mayor medida al calentamiento global. Sin embargo, este problema es mucho más grave en los trópicos que en las zonas templadas, según un estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Wisconsin-Madison, en Estados Unidos.

“En comparación con las regiones templadas, los trópicos liberan casi el doble de carbono por cada unidad de tierra despejada”, refirió a BBC Mundo Paul West.

GRAN PERJUICIO, POCA RENTABILIDAD
Por si fuera poco, los investigadores afirman que esta práctica no es solamente más contaminante, sino que además los cultivos en esta región del planeta rinden menos de la mitad, cuando se compara su rendimiento con el de los cultivos de zonas templadas.

La pregunta ahora es cómo se puede cubrir la creciente demanda contaminando lo menos posible. Ante esta interrogante, West recomienda invertir más recursos en aumentar la producción en las áreas agrícolas ya existentes que en expandir la producción hacia nuevas tierras.

En su estudio, los investigadores analizaron cómo sería el rendimiento de 175 tipos de cultivo -desde el trigo, el maíz y el arroz hasta frutos exóticos- si se plantasen en diferentes partes del mundo y luego estimaron cuánto CO2 se liberaría en la atmósfera si se tuviesen que limpiar esos terrenos para hacerles lugar.

MÁS RECURSOS PARA TIERRAS AGRÍCOLAS
En los trópicos se libera más C02 porque muchos de los bosques tropicales están cubiertos por una inmensa masa de vegetación, la cual se caracteriza, entre otras cosas, por almacenar una gran cantidad de carbono.

Por otro lado, según los investigadores, muchas veces el rendimiento bajo de la agricultura se debe más a las prácticas agrícolas que se emplean en la zona, que a las características del suelo o a las condiciones ambientales.

“Es importante invertir más recursos en aumentar la producción en las tierras agrícolas ya existentes que en expandir la producción hacia nuevas tierras”, señaló West. El investigador afirma que se los esfuerzos han de centrarse en maximizar el uso de las tierras cultivadas, ya sea introduciendo distintos cultivos, variedad dentro de las cosecha, rotando los cultivos dentro de los campos y utilizando el agua y los fertilizantes de forma más eficiente.

Actualmente, el 20% de la tierra en las regiones templadas está dedicada a la agricultura, mientras que en los trópicos este porcentaje es del 11%. Pero, aunque pueda parecer ilógico, es en los trópicos donde la expansión de tierras cultivables se está extendiendo más rápidamente. Según los investigadores, el 80% de los nuevos campos eran anteriormente bosques.

PARA AMINORAR LOS DAÑOS
Por otro lado, los autores del estudio reconocen que, en la mayoría de los casos, la elección de ampliar los campos de cultivo está motivada por factores económicos, tecnológicos, de identidad nacional, y en pos de garantizar la seguridad alimentaria.

Finalmente, el estudio concluye que para aumentar el rendimiento sin dañar la capacidad de los ecosistemas de brindar beneficios ambientales como el suministro de agua, la mejor alternativa es aumentar el rendimiento dentro de las tierras cultivadas. Asimismo, se señala que esta regla tendría validez en todos los suelos en los que se cultiva mundialmente.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si vas a comentar entonces que esperas, expresate como quieras aunque no te identifiques.

Cargando

Fuente:

Conflictos sociales

 
  • Blogroll

    Haciendo clic con el puntero del mouse puedes dar de comer al Hamster y entretenerlo para que de vueltas en su rueda.
  • Consectetuer

  • Popular

    Radio Venus en tu web
  • Comments