viernes, 12 de noviembre de 2010

Andrés Calamaro en Lima: el Salmón nos puso 'On The Rock'

En dos horas y media se puede viajar en el tiempo. De forma no lineal, saltando etapas una tras otra. Todo “On the Rock”, como se llama el nuevo disco deAndrés Calamaro, ese bonaerense dejó atrás el pelo esponjado pero a quien aún vemos con cariño. Ese mismo que puede hacernos llorar o movilizarnos con canciones como “Flor de Samurai”, una de su nueva producción, que alborota espíritus con un canto de protesta que dice “Dividámonos para gobernar, eliminémonos del mapa”.

El concierto de Calamaro en el Jockey Club fue un regreso, como siempre. Una vuelta atrás que se inició con el considerado canto de “Let It Be”, que venía con agradecimiento y advertencia. “Hoy, en Argentina, con dos horas de diferencia, está tocando Paul McCartney”, o que, canciones más tarde se fundió en un genero de nostalgia con unas notas de reggae con Bob Mayley (“No woman, no cry”) minutos antes de fumar en pleno escenario. (¿Un porrito, como en “Loco”, quizás la única que le faltó tocar?).

Andrelo siempre regresa, porque volvió a las épocas de Los Abuelos de la Nada y de Los Rodríguez con “Sin Documentos, “Costumbres argentinas”, “Mi enfermedad” y “Mil horas”, y nos hizo volver a las épocas de amores adolescentes con “Paloma”, “Te quiero igual” y “Me estás atrapando otra vez”.

Y es que si El Salmón tiene que recorrer el río en sentido contrario, Calamaro dio un recorrido en retro por sus influencias —con la mano sobre el asiento y mirando de reojo hacia atrás— que incluyó el tango “Volver” que escuchaba en la radio y que trataba de tocar en un bandoneón viejo a los 8 años. Porque él es su estilo Dylan, heredado de vivir en los 70 en una Argentina que no daba paz. Es Fito, de quien nos dio una parte de “Te vi” (“Te vi, te vi, te vi, comprabas unos chinos en Madrid”). Y es Santana y Tito puente con su “Oye cómo va”. Y es Mercedes Sosa, de quien cantó “Gracias a la vida” “porque hace poco nos quedamos huérfanos de ella”. Y hasta es cumbia (como cuando toca “Tuyo siempre” y “Las tres marías”).

El Salmón parece tener mejor memoria que nosotros. Porque hasta nos recuerda lo que somos con un homenaje a nuestro campeón mundial (en letras). Deteniendo en el intento un par de corazones con una falsa primicia con golpe de efecto. “A Mario Vargas Llosa le quitaron el Nobel”, dijo antes de completar: “Para dárselo a Joaquín Sabina”, para luego cantar un tema de tintes tan nostálgicos como el: “Todavía una canción de amor”.

Y Andrelo es fútbol, con el que nos hizo dar vuelta atrás recordando al Nene Cubillas para ver de lejitos épocas más felices, como cuando éramos “Los Chicos”, uno de las canciones que provocó delirios más desbocados.

“En 1972 Cubillas fue el mejor futbolista Sudamericano, en esa época también jugaba el ‘Trucha’ Rojas en Independiente. Y miren que era cuando Pelé era groso” fue una de las primeras referencias ‘made in Perú’ que lo hicieron luego envolverse –primero—en una camiseta de la selección nacional y –luego—en una bandera peruana. Ahora toca Arequipa, que por primera vez lo verá, y a la que le tendrá que decir, como a los de anoche, “Buena suerte y hasta luego”. Porque apenas hace horitas que se fue y ya lo queremos regresando sus pasos río arriba.

Por: Ángel Hugo Pilares

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si vas a comentar entonces que esperas, expresate como quieras aunque no te identifiques.

Cargando

Fuente:

Conflictos sociales

 
  • Blogroll

    Haciendo clic con el puntero del mouse puedes dar de comer al Hamster y entretenerlo para que de vueltas en su rueda.
  • Consectetuer

  • Popular

    Radio Venus en tu web
  • Comments