martes, 19 de octubre de 2010

Retratando el pasado

La arqueología es una disciplina que reinventa constantemente la visión que uno tiene de su historia; pero también tiene grandes cambios. Antes de la invención de las cámaras fotográficas modernas y fieles, la única herramienta para registrar los hallazgos arqueológicos era el talento de ilustradores como Pedro Rojas Ponce (Jauja 1913, Lima 2008).
Acaba de salir un catálogo de las creaciones de Rojas, artista egresado de la escuela de Bellas Artes, con variedad de artículos sobre su vida y obra. Cuenta también con valiosas imágenes de apoyo de sus trabajos como de algunos de la época. 


La investigadora Dorothee Rivka traza una semblanza de Rojas, resumiendo en datos contundentes la importancia del maestro. Apunta que trabajó treinta años en el Museo Nacional de Arqueología, Antropología e Historia al lado de Julio C. Tello. Que sus ilustraciones científicas fueron publicadas en revistas masivas como Reader’s Digest, Life o National Geographic.


Asimismo, Rivka le da un contexto adecuado al arte de Rojas, haciendo un mapa histórico de cómo fueron cambiando los dibujos de piezas históricas. Por otro lado, señala la otra faceta, complementaria del jaujino: fue alumno de José Sabogal y Julia Codesido. Con esta base, se convirtió después en un destacado artista del grupo neoindigenista Wamán Poma allá por la década de 1940.


Expedicionario y fotógrafo
Por otro lado, Pedro Pablo Alayza hace un repaso de los viajes que hiciera junto a Tello entre 1919 y 1942, hacia Áncash, Cañete, Ica, y las cuencas del Marañón y Urubamba. James Punkett, por su lado, comenta el talento fotográfico que desarrollaría empíricamente desde 1955, jugando con su primera cámara profesional, en otra serie de viajes al interior del país.


Plunkett comenta, además, los otros roles de Rojas cuando, tras comenzar a sentir claustrofobia, debió dejar la aventura de campo para cumplir tareas más de oficina, desarrollando catálogos, atendiendo consultas y dando conferencias, cosa que hiciera con sabiduría hasta su muerte.


Con esta publicación se rinde homenaje al gran manejo del color y la habilidad para definir formas del artista jaujino, y se hace un repaso interesante por la historia de nuestros descubrimientos históricos. Aunque también se celebra una trayectoria de trabajo en todo terreno.

Momias salen de viaje

Alayza, en su texto, comenta también el importante encargo que recibió Rojas en 1949: llevar una momia Paracas para su exhibición temporal en Nueva York y Washington en el Congreso de Americanistas.
En esas visitas, al lado de la destacada arqueóloga Rebeca Carrión Cachot, se produjo el desenfardamiento y estudio del material, de célebre recordación muchos años en textos académicos y escolares. Luego de ello, Rojas fue invitado a dar cátedra en varios países.

Por Miguel Ángel Vallejo S

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si vas a comentar entonces que esperas, expresate como quieras aunque no te identifiques.

Cargando

Fuente:

Conflictos sociales

 
  • Blogroll

    Haciendo clic con el puntero del mouse puedes dar de comer al Hamster y entretenerlo para que de vueltas en su rueda.
  • Consectetuer

  • Popular

    Radio Venus en tu web
  • Comments