sábado, 2 de octubre de 2010

Rafael Correa calificó de “rufianes” y “desquiciados” a sublevados

Ante el secretario general de la OEA, el presidente de Ecuador, Rafael Correa, hizo un dramático recuento de los hechos que tuvieron el jueves a su país al borde de una crisis política. En conversación con José Miguel Insulza, el mandatario ecuatoriano no dudó en calificar de “desquiciados” y “rufianes” a los policías que se sublevaron.

La conversación tuvo lugar en el Palacio de Carondelet, la sede del Ejecutivo, a la cual tuvieron acceso reporteros gráficos de medios de comunicación nacionales y extranjeros, entre ellos el fotógrafo Rolly Reyna, enviado especial de El Comercio a Quito.
Ecuador sufrió el jueves una insubordinación de las tropas de sectores policiales y militares por reivindicaciones salariales que se transformaron en un intento de golpe de Estado al retener al presidente Correa, durante toda la jornada, en el Hospital Policial, donde debió ser rescatado por un violento operativo militar que conllevó un fuego cruzado entre uniformados de más de veinte minutos.

LA PERSECUCIÓN
“Me llevaron a una habitación del tercer piso y allá me fueron a buscar (los sublevados). Las enfermeras les dijeron que no podrían entrar y les cerraron las puertas per ellos intentaron romperlas. Me tuve que movilizar a otra habitación y hasta allá me persiguieron”, narró Correa ante la atenta mirada de Insulza.

El presidente ecuatoriano indicó que un grupo militar de elite leal al gobierno, fue quien los protegió y tuvo a su resguardo impidiéndoles a los “rufianes desquiciados vayan a masacrarnos”. “El problema fue que después no nos dejaban salir”, comentó el gobernante.

RESPALDO DE LA REGIÓN
El presidente Correa recibió esta noche el respaldo del secretario general de la OEA y de los cancilleres de varios países de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) en Quito.

Insulza llegó a la capital de Ecuador antes que los diplomáticos suramericanos y expresó un saludo a Correa de parte de todos los habitantes de la región, al señalar que “si bien ayer fue un día triste, también fue esperanzador, porque se evidenció una democracia fuerte que superó sus problemas”.

CONSPIRACIÓN
Los rebeldes “querían crear el caos en el país y una verdadera guerra civil”, dijo Correa posteriormente a los representantes de los países miembros de la Unasur. También insistió en que la rebelión “era claramente una conspiración política” y las reivindicaciones de la policía fueron “un pretexto” para una acción en la que participaron miembros de partidos políticos de la oposición, según él.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si vas a comentar entonces que esperas, expresate como quieras aunque no te identifiques.

Cargando

Fuente:

Conflictos sociales

 
  • Blogroll

    Haciendo clic con el puntero del mouse puedes dar de comer al Hamster y entretenerlo para que de vueltas en su rueda.
  • Consectetuer

  • Popular

    Radio Venus en tu web
  • Comments