jueves, 14 de octubre de 2010

Hallan dos entierros incas en la periferia del Cusco

El hallazgo de dos entierros de la época inca fue dado a conocer ayer por la Dirección Regional de Cultura del Cusco. El descubrimiento se realizó en el antiguo barrio inca conocido como Qhataqasapatallaqta, a media hora de la Ciudad Imperial.

Desde el año 2003, cuando iniciaron las investigaciones, en esa zona se han encontrado 25 recintos conectados por una calle, andenes varios entierros y ofrendas funerarias. Qhataqasapatallaqta era un barrio periférico donde habitaban familias dedicadas a la construcción de los grandes palacios.

El primer contexto funerario presentado ayer tiene la forma de un cajón de piedras y contiene la osamenta de un adulto. Este personaje, de importancia media en el barrio, fue enterrado junto a su ajuar: quipus, dos tupus (prendedores) de plata, restos textiles, así como aríbalos, una olla en forma de copa, vasijas de arcilla y seis platos pequeños; unos con asas y otros con adornos zoomorfos. En los platos de arcilla se representa aves parecidas al pato andino. La olla tiene la aplicación de un pez suche.

La arqueóloga responsable del sitio, Carmen Concha, explicó que el suche provenía del lago Titicaca. Esto reconfirma la influencia del Altiplano sobre los diferentes grupos sociales del centro imperial.

A medio metro, está el segundo contexto, el de un niño de unos 3 años, enterrado en un jarrón de arcilla. A su lado se halló solo un dije de piedra. “No podemos asegurar que se trate de un sacrificio”, refiere Concha.

LABOR AMENAZADA
Concha describe Qhataqasapatallaqta como un barrio planificado, con habitaciones diferenciadas por uso: cocinas, patios, despensas, dormitorios y muros de piedras revestidos con barro. “Es de una arquitectura concertada; ni rústica ni muy fina”, apunta. Ella informa que, desde el 2003, solo se ha explorado una de las quince hectáreas que tiene la zona. Sobre buena parte de Qhataqasapatallaqta fueron levantadas desde hace tres décadas las urbanizaciones Los Jardines y Francisco Bolognesi.

Los pobladores de esta última cooperativa de vivienda atentaron en agosto último contra ocho trincheras abiertas por los arqueólogos. “No fue la primera vez; siempre están amenazando con sabotear nuestro trabajo, debido a que tienen títulos de propiedad sobre todo el terreno”, lamenta la arqueóloga.

(EL Comercio - Peru)

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Si vas a comentar entonces que esperas, expresate como quieras aunque no te identifiques.

Cargando

Fuente:

Conflictos sociales

 
  • Blogroll

    Haciendo clic con el puntero del mouse puedes dar de comer al Hamster y entretenerlo para que de vueltas en su rueda.
  • Consectetuer

  • Popular

    Radio Venus en tu web
  • Comments